Skip to content

Omega 3

24 diciembre, 2019
omega 3

Cada vez es más frecuente la búsqueda de alimentos y suplementos que nos ayuden a cuidar y mantener la salud.

Hoy día, las personas buscan ingerir aquellos elementos, que presentan características o propiedades que ayudan al correcto funcionamiento de los diversos órganos del cuerpo, así como para preservarlos  y tener cada vez una mejor calidad de vida.

En esta oportunidad dedicaremos nuestra atención a los ácidos grasos omega 3; te invitamos a conocer algo más sobre este producto tan famoso y que se encuentra en boca y comentarios de todos.

¿Qué es el omega 3?

Los ácidos omega, porque debemos aclarar que no es solo uno,  son una familia de grasas poliinsaturadas, cuyo nombre deriva de  la posición del primer enlace de su cadena carbonada.

Están consideradas grasas imprescindibles para el buen funcionamiento del sistema cardíaco y cerebral.

Es importante que sepamos que nuestro cuerpo, no tiene  la capacidad de producir todos los ácidos omega que necesita, por tanto se hace imprescindible consumirlo en la dieta diaria, para así garantizar que el cuerpo cuenta con la cantidad requerida de omega 3.

Desde hace más de 30 años, diversos estudios científicos han verificado los  aportes beneficiosos del consumo de omega 3, desde antes del nacimiento hasta la etapa de vejez.

Los ácidos omega y sus propiedades se encuentran entre los compuestos  nutritivos sometidos a gran cantidad de estudios en las últimas décadas y cada vez se descubren más beneficios de  esta gran familia de grasas para el organismo.

👌 Conoce la dieta de modelos de Victoria Secret 🥗

¿Dónde podemos encontrar  los ácidos omega 3?

La principal fuente de omega 3 son los peces provenientes del mar; sus representantes más notorios son el atún, sardinas, boquerones, salmón, arenques, anchoas; también es posible encontrar omega 3 en algunas plantas y algas marinas.

El pescado es la fuente principal de los omega 3 EPA y DHA, el denominado “dúo dinámico” que actúa favoreciendo la salud humana.

Las semillas de lino o chía poseen unas altas concentraciones de omega 3; así como los frutos secos como nueces, cacahuates o maníes, aceites de soya y de canola.

Funcionalidad del omega 3

Los ácidos omega son indispensables para la correcta funcionalidad y conservación de los órganos del cuerpo; considerando que el cuerpo humano no es capaz de  producirlo por sí solo, es  necesario buscar alternativas.

Son fundamentales para el mantenimiento y protección de las membranas de las células, para la absorción  y el transporte a través de las células y torrente sanguíneo de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K).

El omega también es indispensable para la producción de hormonas como las prostaglandinas, encargadas de regular la presión sanguínea, proceso de coagulación, respuesta inflamatoria de carácter alérgico y las actividades del aparato digestivo; también influyen en la funcionalidad y regulación de las hormonas femeninas.

Otra de sus funcionalidades, es debida  a su condición de grasas poliinsaturadas; sirven para reducir el colesterol malo o LDL y ofrecen un efecto antiinflamatorio, lo cual puede ser beneficioso para tratar algunas enfermedades, prevenir otras más  y favorecer la condición física de las personas.

Ventajas, desventajas e importancia de los ácidos omega 3

Los ácidos grasos omega 3 tienen efectos antiinflamatorios y autoinmunes; esta característica le da una gran ventaja, pues podría ser utilizado para tratar ciertas enfermedades que involucran procesos inflamatorios como el cáncer, afecciones cardiovasculares y los procesos de envejecimiento.

También es importante para tratar enfermedades de carácter autoinmune como la artritis reumatoidea, la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, lupus, entre otras.

Otra de sus ventajas es que ayuda a reducir las posibilidades de desarrollar efermeddaes en el sistema cardiovascular como ateroesclerosis, trombosis y otros problemas relacionados con el sistema vascular y venoso.

La principal desventaja que se presenta actualmente, es que la mayor cantidad de ácidos omega que consumimos, es del tipo omega 6, los cuales si se consumen de forma excesiva, terminar por ser dañinos para la salud,  porque podrían favorecer los procesos inflamatorios.

Es recomendable establecer un equilibrio entre omega 6 y omega 3, reduciendo un poco el consumo del primero e incrementando la dosis del segundo.

🍫 Mira todos los Batidos y Barras para Adelgazar 👈

Tipos de ácidos grasos omega

Existen tres  tipos de ácidos grasos omega, veremos  a continuación cuales son:

  1. Ácidos omega-3, son compuestos multiinsaturados, cuyo primer doble enlace se sitúa en el tercer átomo de  carbono de la cadena; son el ácido alfa-linolénico, ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido  docosahexaenoico (DHA).
  2. Ácidos omega-6, son los compuestos multiinsaturados, en los cuales el doble enlace se ubica en el sexto átomo de carbono. De esta rama forman parte el ácido linoleico y el ácido araquidónico, entre los más destacados.
  3. Ácidos omega-9, son compuestos monoinsaturados y su doble enlace se encuentra en el carbono nueve de la cadena carbonada; el más representativo producto de esta variedad es el popular aceite de oliva, pues su principal componente es el ácido oleico, uno de los omega 9.

Consejos sobre los ácidos omega 3

Es recomendable consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega 3, pues de lo contario existe el riesgo de padecer una deficiencia de los mismos, con las consecuencias incomodas que pueden derivar en padecimientos para nuestro cuerpo.

Es aconsejable incluir en la dieta diaria alimentos ricos en estos ácidos grasos, como atún, aceite de oliva, nueces, cacahuates, sardinas y otros.

El consumo de omega ayuda  aprevenir las enfermedades cardiovasculares y a regular la presión arterial, así como las posibilidades de padecer enfermedades autoinmunes y  a controlarlas si ya se padece alguna, por tanto no se debe dejar de lado   o en el olvido su consumo.

También te puede interesar: