Skip to content

Pathwork: Aceptación de la Responsabilidad por la Vida de Uno

29 junio, 2019
Pathwork: aceptación de la responsabilidad

Casi todos los seres humanos tenemos por lo menos un guía espiritual, un ente o persona al que decidimos asignar como nuestro tutor terrenal para que nos inspire, nos oriente, nos apoye en el momento de tomar decisiones.

Pero antes de establecer esta guía de parte de un ser extracorpóreo a nosotros, debemos iniciar una nueva vida, un camino a voluntad propia y entender que nuestra vida está en nuestras propias manos.

Para sentir esto,  podemos seguir un proceso a través del cual podremos conectarnos y comunicarnos con nuestro ser a través de una práctica llamada pathwork.

¿Qué es Pathwork?

El pathwork es un camino espiritual que comenzó hace cuarenta años, y quizás el principio más importante es la responsabilidad propia, esto significa la aceptación de la responsabilidad por la vida de uno, las elecciones propias.

Inicia con la voluntad de mirarnos dentro de nosotros mismos con absoluta sinceridad para ver tanto lo positivo  como lo negativo que nos impide alcanzar nuestro máximo potencial y la total pureza.

patchwork artesanía

El trabajo más esencial de pathwork consiste en transformar los aspectos negativos que encontramos en nosotros mismos. Este proceso de curar lo negativo consiste en identificar primero las negatividades internas y luego permitirnos sentir los sentimientos detrás de ellas.

Esta práctica amorosa requiere de paciencia consigo mismo, puede suceder fácilmente y con mucha sencillez pero es un proceso delicado.

No hay necesidad de apresurarse ni precipitarse a que suceda el cambio, esto no será bruscamente.

De tu capacidad de percibir las cosas dependerá la rapidez o bloqueo de tu conexión.

Las enseñanzas de este camino consisten en 258 conferencias de pathwork, así como muchas sesiones de preguntas y respuestas.

Debemos entender que la clave para poder amar a las demás personas es, primero de todo, querernos a nosotros mismos.

Es imposible dar a los demás lo que a nosotros nos falta: si no somos capaces de sentir amor por nosotros mismos, será imposible que podamos tener una relación sana con los otros.

Otra enseñanza importante es ayudarte a ser tú mismo y a mostrarte tal como eres frente a los demás.

Esto va muy ligado a la enseñanza anterior, pues quererse a uno mismo significa mostrarse tal cual somos en los distintos ámbitos en los que estamos.

De esta manera el mundo percibirá nuestra realidad natural, seremos auténticos con nosotros y el resto de la humanidad, sin máscaras ni ataduras pesadas que desvíen la atención hacia contextos irrelevantes.

En este punto hay que detenerse un poco, ya que al perder las máscaras y ataduras quedamos totalmente liberados del miedo y preparados para asumir quiénes somos, entonces nos liberamos de la presión por el temor a fracasar, y es cuando se produce el máximo desarrollo personal de nuestras potencialidades. 

El consejo es abrir tu mente y liberarte, total tu vida es tuya y solo tuya. No podemos permitir que nuestra vida transcurra dentro de una burbuja, comprender que todo está en nuestra mente y empezar a conectar con personas o aficiones interesantes y positivas para nosotros.

El pathwork nos ofrece una forma de ver con nuevas gafas la vida, en lugar de ver las circunstancias con las que tratamos continuamente como una desgracia aprendemos a ver que a través de nuestra falta de conciencia creamos una ceguera autoimpuesta.

Esto resulta en una percepción errónea, distorsionada, que origina creencias y actitudes que no están alineadas con la situación real.

A través de las enseñanzas de pathwork, encontramos nuestro camino a través de las dificultades y distorsiones de nuestro ser  real.

Cuando estamos conectados a nuestro ser real, estamos ya alineados con nuestra esencia espiritual y la realización plena se hace posible e inevitable.

En definitiva, la austríaca Eva Pierrakos no se equivocó en 1957 cuando todo se originó y fue tomando forma en la ciudad de Nueva York.

Este viaje vale la pena, ¿quieres descubrirlo?… visita Kulbid.com y adquiere los libros y audiolibros que te llevarán de la mano por esta travesía.

Técnica de confección que está en boga desde hace ya algún tiempo: el patchwork.

El arte y las técnicas aplicadas a la confección de piezas realizadas a mano o con escasa ayuda de aparatos sencillos le conocemos como “artesanía”.

Un producto artesanal es aquel objeto elaborado de manera tradicional, rudimentariamente, pero con un bello acabado que no causa para nada envidia a los manufacturados en masas en la industria

patchwork artesanía

La producción de artículos a nivel industrial puede dar la ventaja de que a simple vista la pieza está bien elaborada, pulida y perfecta, pero hay un “sin sabor”, algo en ella que le resta calidez y belleza.

Mientras que producir una artesanía le da a la pieza un gusto, un toque dulce que es difícil de explicar, pues se requiere de vasta experiencia y amor al trabajo manual,  así como también de creatividad a flor de piel, ya que no hay patrones o moldes a seguir, la idea es que cada pieza sea única, irrepetible e inigualable.

Esto le suma a la pieza un extra de hermosura que ningún otro hecho a nivel industrial se le asemeja.

Hablando de artesanía y creatividad, existe una técnica de confección que está en boga desde hace ya algún tiempo: el patchwork.

Básicamente es un tejido hecho mediante la unión de varios retazos o trozos de tela unidas entre sí por sus bordes, haciendo de ella un tejido mayor muy colorido y llamativo con el que posteriormente se pueden confeccionar mantas, cojines, manteles, cobijas, edredones, alfombras, tapetes, cortinas y hasta prendas de vestir según sea el agrado del consumidor.

Nuevamente se sobreentiende que la creatividad es un punto de gran valor para la elaboración de estos tejidos, pues con estas piezas de tela puedes llevar a cabo cualquier proyecto de costura que esté al alcance de tu imaginación y tu presupuesto.

Un punto bien relevante del patchwork es que no se requiere tener grandes conocimientos en corte y costura, cualquiera que tenga amor, ganas e intención puede hacerlo.

Si tomamos en cuenta cómo surgió esta técnica entenderemos esta premisa.

Fue a raíz de una crisis luego de  una depresión económica, dónde se hizo necesario remendar piezas de ropa y pegarles parches o remiendos, permitiéndoles a las amas de casa reciclar la ropa que ya estaba en desuso o muy desgastada.

Entonces se descubrió la belleza en esta obra tan simple, y se fue llevando cada vez a otras interpretaciones artísticas.

Tú puedes tomar estas ideas y desarrollar un proyecto a pequeña o gran escala, te invitamos a que explores esta opción en cualquiera de sus formas y estilos.

¿Quieres que tu oficina, casa o alguna habitación en particular tenga un estilo único y natural?

El patchwork puede ser tu opción de estilo y ambientación, ya que permite personalizar las telas y tejidos haciéndolas únicas y con un diseño muy propio de las manos que lo han elaborado, cosido y acabado.

Sorprende a tus familiares y amigos regalando un hermoso detalle confeccionado con esta técnica, entregarás algo muy personal y único que nadie despreciará ni pasará de moda o al olvido.

Un consejo antes de elaborar un diseño de patchwork, es emplear piezas de tela preferiblemente de algodón (aunque no es limitativo), y lavar los trozos de tela unir antes de coserlos, de esta manera nos aseguramos que sean los colores correctos y el tamaño adecuado, no vaya ser que las mismas luego de su lavada se encojan o destiñan.

También se sugiere que sean telas no muy gruesas, sobre todo si se confeccionará mantas o colchas, ya que se debe agregar forros y relleno o acolchado.

En Kulbid.com puedes encontrar guías sencillas del paso a paso para aprender a desarrollar esta técnica, así como el resto de materiales necesarios para su confección.

Visita nuestra web y encuentra todo lo que necesites al mejor precio.

Adriana

Responsabilidad

Editor's Rating:
5