Skip to content

Termómetros: Te describimos los tipos y escoge el que necesitas

5 septiembre, 2019
termómetro

La temperatura corporal resulta del equilibrio entre el calor producido por los procesos orgánicos y el perdido hacia el ambiente exterior. El centro de control de la temperatura se localiza en el hipotálamo y funciona como un termostato encargado de mantener la temperatura adecuada en el organismo. 

¿Que es el Termómetro?

El termómetro, es un instrumento que tantos servicios ha prestado y presta al personal sanitario y a las familias en general, se ha diversificado ha cambiado las formas y hasta las leyes que regulan los materiales de los que deben de estar fabricados en los últimos años y por ello a continuación le mostraremos los tipos de termómetros existentes para la medición del calor corporal.

Tipos de Termómetros

Termómetros de vidrio sin mercurio

El termómetro de mercurio, es un tubo de cristal con una ampolla de cristal en uno de los extremos que actúa de depósito de mercurio, que a su vez puede ser redondeado para los rectales o alargados, que son los más usuales, para los axilares y toma de temperatura en boca. El tubo está graduado en grados de temperatura tanto en grados centígrados (Cº ) como Farenheit ( Fº) y diversas subdivisiones para las décimas de grado.

En caso de rotura no existe riesgo al manipular este producto, siguiendo las indicaciones del fabricante, ya que el líquido es inocuo y ecológico. La inhalación del líquido vertido no representa una posibilidad de exposición. La única precaución que ha de tenerse es que el líquido no entre en contacto con ciertos metales como el oro, plata, cobre y estaño ya que pueden reaccionar con los mismos y alterar sus propiedades.

Termómetros electrónicos o digitales

Los termómetros digitales son instrumentos que se utilizan para medir temperatura y que tienen una pantalla digital y una sonda permanente. Son portátiles. Pueden ofrecer la temperatura en grados Fahrenheit o en centígrados (Celsius). También pueden mostrar la amplitud y la escala.

Los termómetros electrónicos utilizan unos sensores de temperatura en la punta metálica. Estos sensores son semiconductores cuya resistencia eléctrica cambia rápidamente con la temperatura.

Se alimentan por medio de baterías algunas integradas en el propio termómetro y no sustituibles. La duración de las baterías varía según sus características pudiendo ir de 3000 a 6000 o más mediciones. También existen modelos con baterías recargables. Los termómetros electrónicos pueden medir la temperatura oral, rectal o axilar, estabilizandose entre 30 y 60 segundos e incluso en tiempos más cortos, aunque algunos modelos tardan entre 3-5 minutos para la medida de la temperatura axilar.

Casi todos los modelos pueden memorizar las medidas de temperatura, y la mayoría indican con una señal acústica que se ha alcanzado la temperatura máxima. Los termómetros electrónicos pueden realizar medidas de temperatura de forma continua, esperando a que la temperatura del termómetro se estabilice; o de forma predictiva, aplicando un algoritmo de cálculo que les permite estimar en pocos segundos (10-15 segundos) cuál será la temperatura final. 

Termómetros de oído por infrarrojos

La temperatura en el oído es también conocida como temperatura de la membrana timpánica o tímpano. Esta es una de las formas de tomar la temperatura de su cuerpo usando el interior del oído. A los niños les gusta esta forma de tomar la temperatura porque se toma rápidamente. La temperatura normal en el oído es de 99.5 grados F (37.5 grados C) en los adultos. No debe de apretarse en exceso ni utilizarlos en oídos con mucho cerumen.

Los termómetros de infrarrojos captan el calor corporal en forma de energía infrarroja desprendida por una fuente de calor. Su fundamento se basa en que las leyes que rigen la emisión radioactiva de los cuerpos, permiten el cálculo preciso de la temperatura del objeto radiante a partir de su espectro de emisión, sin que sea preciso el contacto directo con él.

Aunque se pueden aplicar en cualquier lugar del cuerpo, se utilizan fundamentalmente en el conducto auditivo. En este caso, se obtiene la temperatura central del cuerpo a través del calor desprendido por la membrana del tímpano que comparte el riego sanguíneo con el hipotálamo. 

Termómetros químicos o de cambio de fase

Son productos que permiten un control de la temperatura gracias a los cambios químicos que se producen en una matriz de puntos que contiene sustancias químicas termo sensibles que cambian de color al variar la temperatura. Suelen tener la forma de barras plásticas o de tiras autoadhesivas. Estos termómetros pueden usarse en la cavidad oral, la axila y el recto. 

No pueden usarse en el oído. Los tiempos de lectura oscilan entre los 60 segundos en la cavidad oral y los 3 minutos en la axila. En cuanto a la precisión y exactitud de las medidas tomadas con estos termómetros, existen datos contradictorios en la literatura, aunque los últimos modelos aparecidos en el mercado se atribuyen comportamientos similares a los termómetros de mercurio y resultados satisfactorios para la práctica clínica.

El NICE no aconseja usar termómetros químicos en la frente en niños. Un valor añadido de estos termómetros es que no contienen materiales potencialmente tóxicos, lo que, unido a su bajo coste de producción, facilita el que sean productos desechables, con lo que se minimizan los riesgos de contaminaciones cruzadas entre pacientes. 

 Termómetros de chupete

 Son instrumentos adecuados para los lactantes ya que con ellos se toma la temperatura del mismo sin causarle incomodidad alguna. Uso igual que el termómetro digital estándar para temperatura oral.

 Termómetro de tira plástica

 Ciertas tiras de plástico aplicadas en la frente del bebé pueden medir los cambios de temperatura en un momento determinado dando una escala colorimétrica que nos indica, después de ponerla en la frente de un niño durante un minuto, si un niño tiene fiebre o no. Sin embargo, tal medición no es fiable sino orientativa.